EEUU al borde del default

Estos días se suceden en Internet artículos hablando de la más que posible caída en default de la maltrecha economía americana en las próximas semanas, parece que la Reserva Federal no da para mas. El artículo que puse ayer sobre que el capital privado está huyendo a toda prisa de EEUU es una buena prueba de ello.

Muchos coinciden en que la única manera que tiene EEUU de paliar esto es con una gran guerra como ya han hecho otras veces, por eso andan preparando escenarios de conflicto por todo el mundo a ver si consiguen que otros países entren al trapo. A veces las guerras  han sido preparadas entre los propios bandos enfrentados, pero ahora las cosas parece que empiezan a ser diferentes…

El orquestar una guerra para ayudar una mala situación económica tiene sentido para muchos analistas si nos limitamos a un escenario de supervivencia económica, pero si nos vamos a buscar las explicaciones reales de todo esto en cuanto a energías la cosa se complica, pues ya no hablamos de economía, hablamos de alimento y de mantener el control sobre una raza. Las implicaciones de esto nos lleva a escenarios de difícil comprensión para nosotros, hasta el punto de que justifiquen que la quiebra económica global, las guerras, los desastres, las epidemias y en definitiva, todo lo que sucede, forme parte de una agenda global para que nunca falte ese alimento y ese control sobre la raza humana.

Iremos viendo que sucede en estas próximas semanas, lo que tengo claro es que el resultado de la confrontación en planos superiores entre los que quieren perpetuar esta situación y los que han dicho ¡basta!, se irá reflejando en lo que suceda “por aquí abajo”, y si por arriba anda la cosa movida, veremos lo que nos vamos a encontrar por aquí. En cualquier caso, aunque sean duros,  serán los últimos coletazos de los de siempre, pues van a perder, porque ya perdieron.

 

Los 12 eventos inevitables cuando EEUU caiga en default

En días recientes, el “affaire” de Argentina con los denominados “fondos buitre” ha colocado de nuevo sobre el tapete el vocablo “default” o “cesación de pagos”, el cual tiene lugar cuando una persona física (natural) o moral (jurídica) no es capaz de honrar sus compromisos con los acreedores. En realidad, el imperialismo desea forzar un “default” en las tierras australes para ocultar la tragedia propia. Desde 2011, Washington ha estado varias veces al borde de la cesación de pagos y lo ha sorteado al elevar el famoso “techo de deuda”. Sin embargo, está cada vez más cerca el día en que Estados Unidos no logre subir más el “debt ceiling” y justo allí vendría el apocalipsis. A continuación, describimos los eventos que acontecerían en un escenario de tal envergadura:
12) EEUU entraría en “default” debido a diferencias irreconciliables entre demócratas y republicanos en período electoral. El nivel de deuda sería tan estratosférico que muchas voces en Washington pedirían la cesación de pagos con el fin de garantizar el dinero para el funcionamiento de la administración federal, verbigracia.
11) Al declararse en cesación de pagos, Washington perdería su reputación como deudor que cumple con sus obligaciones a escala internacional y el dólar no sería más una moneda de reserva, ya que sería sustituido por una cesta de divisas integrada por el yuan chino, el rublo ruso, la rupia india, el real brasileño y otras monedas de los países en desarrollo.
10) El dólar estadounidense se depreciaría en más de 90% y habría pánico en todo el orbe debido a que los tenedores de “Benjamines” verían evaporarse el valor de su dinero.
9) El billete verde ya no podría cambiarse por otras divisas o monedas, debido a que los gobiernos y las personas perderían toda su confianza en éste.
Se derrumbaría la cotización de los Bonos del Tesoro estadounidenses y llegarían a ser denominados como “bonos basura” por las distintas agencias de calificación de riesgo.
7) Al contrario de lo que muchos piensan, el inminente “default” de EEUU no caería tan mal a Beijing. Si bien es cierto que la República Popular China es el mayor acreedor de los gringos (*) y sería el más perjudicado en teoría, todos saben lo que ocurre cuando alguien no está en capacidad de amortizar sus deudas. China podría exigir aeropuertos y puertos en el territorio continental de EEUU, entre otras áreas estratégicas, como forma de pago. La gran interrogante sería: ¿estarían los yanquis dispuestos a aceptar ello?
6) El “default” de EEUU y la severa devaluación del dólar, provocarían un “crack” bursátil de dimensiones inimaginables que dejaría como “juego de niños” la pesadilla de 1929. Wall Street tendría su particular “nueve de noviembre de 1989”.
5) Bancos centrales de todo el planeta verían mermadas sus reservas internacionales, de manera drástica, debido a que la mayoría de éstas todavía se encontrarían en dólares estadounidenses, los cuales -de la noche a la mañana- no valdrían ni el papel donde están impresos.
4) Sería inexorable el contexto de un “corralito bancario” en EEUU y otros países, ya que millones de personas se volcarían a reclamar sus devaluados ahorros ante las instituciones financieras.
3) Los lingotes de oro que están depositados en el Banco de Inglaterra y otros organismos financieros del Primer Mundo, los cuales son parte de las reservas de naciones como México, serían confiscados bajo el pretexto de una “crisis sin precedentes” en Estados Unidos (**).
2) Las cotizaciones del oro y la plata se dispararían a niveles nunca vistos debido al colapso del dólar estadounidense y otras monedas satélites de éste, como el peso mexicano. Los metales preciosos serían el único refugio 100% seguro.
1) EEUU entraría en una espiral de hiperinflación muy parecida a la de Alemania, en 1923. La Segunda Depresión Capitalista se acentuaría en ese país: la tasa de desempleo sobrepasaría el 40% y la pobreza extrema sería el denominador común de la sociedad estadounidense. La anarquía y la fragmentación territorial en Estados Unidos serían otro factor de desestabilización para la paz global.
Habrá que resaltar algo: las economías “dolarizadas” de países como Ecuador, El Salvador y Panamá, se verían duramente devastadas ante un escenario de “default” de EEUU. Washington sabe que el final de su hegemonía está cada vez más cerca y de nada servirán sus maniobras belicistas en Siria, Ucrania y Gaza (a través de Israel), para evitar su hecatombe económica.
ADÁN GONZÁLEZ LIENDO
@rpkampuchea
(*) La República Popular China ha estado vendiendo una respetable porción de sus Bonos del Tesoro de EEUU y ha ido adquiriendo -de manera voraz- oro en físico. Beijing se prepara para lo que viene.

(**) Muchos se burlaron del Comandante Chávez cuando ordenó traer del exterior todo el oro venezolano y lo colocó en las bóvedas del Banco Central. Más acertada no pudo ser esta medida. El implacable tiempo demostrará la relevancia histórica de dicha decisión.

http://www.aporrea.org/tiburon/a192430.html

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers