Las gárgolas de Notre Dame, testigos privilegiados de un nuevo ritual

Que no ha sido un accidente, a estas alturas creo que estamos todos de acuerdo, al menos, los que manejamos información diferente a la de los medios de desinformación masivos.

Probablemente pocos conocerán la verdad de lo sucedido, quizás una pequeña parte de esa verdad, esté entre alguna de las decenas de vídeos que diferentes comunicadores se han molestado en crear en tiempo récord, estando aún humeantes los restos de lo que se vivió ayer a orillas del Sena.

Así que poco más podemos hacer, que intentar armar un puzzle del cual desconocemos las piezas más importantes, podremos hacernos una idea muy somera de lo sucedido, podremos suplir con nuestra imaginación la información faltante, que es mucha…o podemos creernos que fue un accidente y evitar adentrarnos en un mundo en el que, cuando traspasas sus puertas, la fantasía se torna realidad y las gárgolas cobran vida, observando expectantes a aquel que osa irrumpir en un lugar reservado para aquellos que se negaron a seguir dormidos.

Dedicado a una futura vecina de Notre Dame

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers