Introducción al chamanismo maya (Una visión personal)


mayas

 

La mayoría de las personas que viven en Europa seguro habrán visto en alguna película o documental alguna ceremonia indígena de algun pueblo de América, ya sea del Norte, Central o del Sur. El común denominador de estas ceremonias, son el ritmo constante de un tambor y la reiteración de frases que para muchos occidentales carecen de sentido, aun cuando sean expresadas en una lengua común.

Muchos de los que vivimos a este lado del Atlántico nos sentimos atraídos por esa cultura, hemos leído sobre ella, nos hemos emocionado con su música, pero esas ceremonias en muchos casos quedaban lejos de nuestra compresión. El haber sido criado en una cultura occidental ya conlleva una visión particular de la misma, visión ya impregnada de un prejuicio que en nada se parece a la realidad profunda de esas ceremonias.

Recientemente he asistido a un curso de introducción al chamanismo maya impartido por un AJQ’IJ de Guatemala, Juan Carlos Romera Sales, podéis ver información sobre él aquí y en su pagina de facebook, donde podreis ir viendo el nahual del  dia y otras cosas interesantes https://www.facebook.com/CulturaYEspiritualidadMaya

Un AJQ’IJ es un chaman de la espiritualidad maya, es alguien que invoca a las fuerzas invisibles de la naturaleza para atender las peticiones de los que acuden a él en busca de conocimiento o sanación, literalmente es lo que en nuestra cultura llamaríamos brujo (palabra denostada por los mismos de siempre). Gracias a las explicaciones recibidas, he podido empezar a sentir este mundo, que particularmente me atraía mucho, pero que por más que leía sobre el tema no conseguía meterme en la piel de quienes lo practican.

Con el tiempo y los años he ido alejándome de la programación religiosa recibida y me he ido acercando a la espiritualidad que considero me lleva a entender la cosmogenesis del universo. La espiritualidad maya es uno de tantos conocimientos ancestrales masacrados por la iglesia católica, perseguido y en ocasiones prohibido. Incluso a día de hoy sus practicantes siguen siendo exterminados con el silencio cómplice de una sociedad que no es capaz de entender una espiritualidad que, al menos a mí, me hace vibrar y derrama emoción en cada rincón de mi cuerpo.

Voy a tratar de explicar con palabras que, quizás a veces por desconocimiento no sean las adecuadas, lo que desde mi particular percepción he asimilado en el breve curso de introducción realizado, a fin de animar a aquellos que aún no han dado el paso de hacer una incursión real en este conocimiento.

El secreto para poder entender las ceremonias que realiza un chamán, no radica en las palabras que se usan, sino en las emociones asociadas a cada palabra. La palabra es solo un símbolo, puede ser cualquiera, incluso te la puedes inventar,  pero debe ser sagrada para ti. Una palabra es un saco de emociones, cualidades, sensaciones, en definitiva, energías, de manera que cada vez que la pronuncies, estés llamando a ese saco lleno de energías que es el que verdaderamente entra a jugar su papel en la oración. No es lo mismo nombrar al Sol pensando en él como una bola de fuego que nos da luz y calor, de la que debemos protegernos al ir a la playa, que pensar en el Abuelo Sol, una autoridad que nos da luz, consciencia, conocimiento, un padre que nos asiste, protege, nos da vida, ilumina nuestro camino. Cuando tomas consciencia del Sol de esa manera, la fuerza con la que un chamán invoca al Sol para pedir asistencia ya sea para sanación o iluminación, se convierte en un acto realmente poderoso. Nuestro ego occidental, nuestra arrogancia,  solo ve a un señor realizando un ingenuo acto de superstición repitiendo palabras sin ningún sentido y sin ningún efecto. Nada más lejos de la realidad, pero trata de explicar esto a un “ciudadano del primer mundo”, programado e inconsciente, es sencillamente imposible si no tiene una chispa interior sobre la que poder trabajar.

 

El método de trabajo para la conexión ha de cumplir una serie de procesos, que a grandes rasgos son los siguientes

Conexión con nuestros ancestros, con nuestro linaje

Conexión con nuestro cuerpo. Estar presente aquí y ahora

Activar el amor en todas sus formas, gratitud, respeto, tolerancia…

Una vez realizado esto comienza la conexión con el Gran Misterio, como es llamado en esta cultura a lo que para otros es conocido como la Fuente, Dios…como cada uno lo quiera llamar.

Para ello, la conexión con el Sol es una apuesta segura, sobre todo para el principiante, al igual que la conexión con la Madre Tierra.

Para realizar la conexión es necesaria una Oración, cualquier oración que a ti te sirva, que sea válida para ti, incluso puedes crear tus propias palabras sagradas, lo que importa es la energía que pongas en ellas. Pero esta oración debe realizarse cumpliendo una condición fundamental, esa condición es el ritmo. El ritmo característico del tambor y la maraca. El tambor refleja el palpito de nuestro corazón, es sentir la vida, sentir la raíz profunda del origen de la consciencia, y la maraca, llena de semillas, utiliza esos pequeños espíritus a modo de ayuda para realizar la llamada.

La combinación y repetición reiterada de la oración y el ritmo que se va poco a poco intensificando aunque manteniendo su frecuencia, te lleva a un punto de vibración tal que sientes cuando la conexión ha llegado, es una sensación física inconfundible. Es momento de parar el tambor y comenzar el dialogo con la autoridad a la que te has dirigido.

Haz tu petición desde la humildad y el respeto y luego calla para esperar tu respuesta que te será dada por una voz interior o por una sutil claridad de ideas. No olvides cerrar el ritual y hazlo siempre con una ofrenda de agradecimiento.

Conectaras para hacer una petición, para adquirir un conocimiento y para, muy importante, agradecer. Agradece siempre, siempre. Son autoridades que te están atendiendo y ayudando, no lo olvides.

Habla con aquellos instrumentos que vayas a usar en la oración, ya sea una rama o incienso que vayas a quemar, o un árbol del parque más cercano si vas a usar su sombra como altar de oración, establece alianzas con ellos y pide que te ayuden.

Este es el trabajo a realizar, hay que ser persistente, hacerlo cada día unos minutos, pero este trabajo debe de tener un sentido y realizarse de acuerdo a unas instrucciones. Estas vienen dadas por el Calendario Sagrado Maya

El trabajo que realiza el Ajq’ij está basado en el calendario maya de 260 dias. Hay 20 nahuales y 13 números. Un nahual es una especie de espíritu, esta definición por supuesto es muy limitada, pero sirve para hacerse una idea de su papel. En cierta manera el numero refleja una influencia lunar y el nahual refleja la influencia solar. Tal como nos explicó nuestro maestro Ajq’ij, es como si en nuestro nacimiento la luna tejiera con una aguja de un determinado número el hilo de energía que le manda el sol, eso da como resultado una energía con una serie de cualidades que son las que marcarán ya en nuestro nacimiento, nuestro camino de vida. El conocer esas cualidades y las correspondientes a cada día es el secreto para estar conectado a la consciencia, que en definitiva es conectarse a uno mismo. Es nuestro mapa, nuestra hoja de ruta para poder ser lo que de verdad somos y no lo que nos programaron con nuestra educación.

maya_calendario1

Si no estamos conectados, en nuestro día correspondiente al nahual de nuestro nacimiento, negaremos nuestra conexión y será un día de conflictos. Los nahuales de nuestros ancestros también influyen mucho, debemos investigar en ese sentido y la mejor forma para ello es llevar un diario para saber qué circunstancias se da en que ciclos (octavas) y relacionar su periodicidad con el nahual correspondiente. Se trata de actuar para estar cada día alineados con las energías que correspondan y sanar lo que deba ser sanado.

Es en definitiva vivir la vida para la cual hemos venido aquí, vivir nuestra vida y no la que nos han impuesto, aunque vivamos en una hipnosis colectiva que nos hace creer que somos libres.

Nos engañaron, nos sacaron del campo, de la naturaleza y nos encerraron en ciudades, nos desconectaron de la vida, de nuestra propia esencia y empezamos a vivir en la farsa que diseñaron para nosotros.

Tenemos herramientas para volver a lo que somos, pero nadie va a venir a ponernolas en la mano si no salimos nosotros mismos a buscarlas. Espero que estas palabras escritas desde el poco conocimiento que aun tengo, aunque con el máximo respeto, sirvan para que algunos que están mirando desde la grada, den un paso adelante para descubrir lo que verdaderamente somos, Hijos de la Luz.

Mi agradecimiento al maestro Ajq’ij, Maltyox Juan Carlos

 

Maltyox Nan Tat

Maltyox Kaj-Ulew

Maltyox Junrakan

Tepew Q’ukumatz

Gracias Ancestros

Gracias Mundo

Gracias Gran Uno

Gracias Gran Serpiente Emplumada

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers